Monedero Electrónico SINPE: ¡Genial! Pero cuidado…

La noticia de la intención de iniciar con un monedero electrónico utilizando los números de celulares es una noticia para alegrarse. Hace varios meses hicimos un panel de discusión donde estaban presentes grandes jugadores del mercado, desde prensa hasta cadenas de comida, grandes corporaciones y empresas apenas iniciando, incluyendo representantes de la banca, para tocar el tema de la billetera electrónica. En ese entonces dije, como especialista del lado tecnológico, que me parecía casi inaudito que no hayamos dejado de temer a las transacciones que no incluyan una firma en un papel. Discutimos con una experta con mucha experiencia en bancarización varios ejemplos de cómo se pueden usar la tecnología ubicua (llámese celulares) para realizar pagos. Gente que recibía el pago de la recolectada de café a una cuenta relacionada a su celular. El uso del aparato como medio de pago era incluso más aceptado que andar con el dinero en la bolsa o hacer filas en cajeros. Es más, era incluso considerado más seguro que el uso de la tarjeta. El mito de la brecha digital se eliminó con la anécdota de la señora de tercera edad explicando a una joven cómo usar el teléfono para el pago.

Claro, cuando increpé por el medio local que me hace realizar una compra por internet y luego hacer fila para firmar un voucher, me dijeron que lamentablemente había elementos legales que impedían eliminar la práctica de la firma.

Entonces, tenemos que vencer varias cosas:

  1.   La necesidad de respaldar toda transacción con firma física.
  2.   La necesidad de complicar la cosas con trámites y burocracia
  3.   El miedo a la tecnología y la preocupación por la “brecha digital”

 

Ante esto, en especial el punto dos, repito que me alegra montones esta iniciativa del SINPE, pero espero que no caiga en tramitología que la haga fracasar. Me explico:

Según tengo entendido, la gente deberá cargar su teléfono para pagos mandando dinero a una cuenta cliente creada en SINPE y asociada al teléfono. El éxito en penetración celular logrado por la modalidad prepago, en este y otros países, radica en la simplicidad de la carga. Desde casi cualquier lado se puede recargar. Bancos, sodas, el verdulero de la esquina. Todo lado. Y solo doy mi número de teléfono y el monto y ya está, cargado. Así de simple debe ser para que esto tenga éxito.

Si para utilizar este nuevo servicio tengo que ir a hacer filas a un banco para cargar mi teléfono, no va a servir. Si tengo que aprenderme un número de 16 dígitos o irlo a solicitar a un banco o a las agencias de telefónicas, vamos a tener problemas. Si el dinero puesto no lo puedo hacer líquido de manera sencilla, también tendremos problemas. Si no me dan ofertas por no pagar efectivo, problemas.

Espero que estas y otras consideraciones estén en la mesa de diseño. Simplicidad en lugar de tramitología. Es un consejo para el éxito.