El Foro Económico Mundial observa que persisten riesgos importantes

Davos (Suiza), (EFE).- El Foro Económico Mundial observa que persisten riesgos importantes para la economía global, si bien son menores que hace un año, sobre todo, los relacionados con la desintegración de la zona del euro.

La elite económica, financiera y política mundial se reúne a partir de hoy en la 43ª edición del Foro de Davos, que este año debate sobre cómo superar el “espíritu de crisis”. La directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, dijo que la prioridad de Europa es actualmente “el crecimiento y la creación de empleo”.

En su intervención en el Foro Económico Mundial, que se celebra en la ciudad suiza de Davos, Lagarde afirmó que Europa debe asegurar que las medidas que se han adoptado hasta ahora “sean operacionales”.

La economía europea afronta muchos retos, entre ellos “una unión fiscal más profunda”, pero “el destino viene a través del humo y la niebla”, aseguró Lagarde.

“Lo que han hecho (algunos países europeos) en los últimos 18 meses es increíble”, los gobiernos han cambiado la percepción, como señala la caída de las primas de riesgo, según Lagarde.

En este sentido, el primer ministro italiano, Mario Monti, recordó las reformas estructurales que su Gobierno aprobó el año pasado -con el apoyo del Parlamento-, que han contribuido a que aumente la confianza respecto a Italia, a que baje la prima de riesgo de 575 a 260 puntos y a que regresen los inversores internacionales.

No obstante, Monti reconoció que “Italia todavía tiene mucho por hacer”.

Monti garantizó en Davos que “Italia será un socio muy activo en Europa” después de que el primer ministro británico, David Cameron, se haya comprometido hoy a consultar a los británicos en un referéndum si quieren “quedarse o salir” de la Unión Europea, siempre y cuando gane las elecciones en 2015.

El sector financiero internacional pidió en Davos una regulación diferente, pero se opuso a un aumento del control, consideró que se mantienen los riesgos para la estabilidad económica global pero también opinó que son notablemente menores que antes.

Representantes de la industria financiera internacional prodigan el “mea culpa” cinco años después de que estallara la peor crisis financiera desde 1929 y quieren enmendar los fallos y excesos cometidos en el pasado.

El presidente del consejo de administración del banco suizo UBS, el alemán Axel Weber, dijo que “los bancos necesitan una nueva estrategia” y que es necesario separarse de las prácticas y de los excesos llevados a cabo en el pasado, en los años buenos, y arreglar los daños generados.

Weber, que anteriormente fue presidente del Bundesbank, dijo que los bancos centrales pueden comprar tiempo pero no pueden arreglar asuntos a largo plazo.

“Estamos viviendo ahora a costa de la generación futura”, afirmó Weber para señalar el carácter insostenible a medio y largo plazo de algunas medidas adoptadas para afrontar la crisis, como reducir los tipos de interés a un nivel histórico bajo, algo correcto y necesario entre 2007 y 2010 pero insostenible de cara al futuro.

Asimismo Lagarde recordó que el nivel de deuda en relación con el PIB es actualmente del 110 % y advirtió de que “esto es lo que vamos a dejar a las generaciones futuras”.

Davos, una ciudad en el este de Suiza de 12.000 habitantes, reúne anualmente desde 1971 a los líderes económicos, financieros, empresariales y políticos para debatir las principales amenazas globales.