¿Existe sólo un tipo de enfermedad celíaca?

Por Priscila Jaikel Salazar

Priscila_jaikel@hotmail.com

 

La enfermedad celíaca es una intolerancia genética donde se produce un trastorno de naturaleza auto-inmune. La intolerancia se desarrolla hacia algunas proteínas, como son las prolaminas, que se encuentran en el trigo, la cebada, el centeno y la avena. Existe una intolerancia permanente a las proteínas del gluten (gliadina, secalinas, hordeinas, aveninas), que aparece en individuos genéticamente predispuestos y produciendo daño a nivel intestinal donde se produce un síndrome de malabsorción.

Sus síntomas y signos son diversos, y ha sido una enfermedad que hasta hace pocos años no era común entre los costarricenses. Sin embargo, a raíz del aumento en los pacientes celíacos, se han ido clarificando muchos mitos en torno a la enfermedad, así como descubriendo nuevos datos sobre ella.

No existe solamente un tipo de enfermedad celíaca. Se ha logrado dividir la enfermedad en diferentes tipos existentes. Sin embargo, distintas fuentes bibliográficas hacen esta división de distintas maneras, utilizando distintos términos y grados. Una de las divisions más comunes se basa en la celiaquía clásica, potencial, silente, latente y refractaria. 

Celiaquía clásica: Donde predominan los trastornos intestinales, es la más fácil de detectar.

Celiaquía potencial: Comprende a las personas que tienen predisposición genética Presentan alteraciones inmunitarias pero las vellosidades de su intestino están intactas. Estas personas nunca han presentado una biopsia compatible con la EC pero, poseen una predisposición genética. La probabilidad media de desarrollar una EC activa es del 13% y una EC latente del 50%.

Celiaquía silente: No se observan síntomas claros pero los enfermos tienen alterada la mucosa yeyunal (atrofia en las vellosidades).

Celiaquía latente: Los enfermos no tienen síntomas, en general se trata de personas con predisposición genética o que sufrieron la celiaquía en la infancia pero se recuperaron. Pueden desarrollar la enfermedad de manera súbita. Esta tipología es la más difícil de diagnosticar.

Celiaquía refractaria: La dieta libre de gluten no elimina los trastornos intestinales, estos enfermos tienen solo 50% de supervivencia ya que la predisposición a desarrollar procesos neoformativos, como el linfoma intestinal e infecciones  es muy alta.

Debido a que la enfermedad celíaca no es homogénea, se debe de tomar en cuenta, además de la biopsia y los exámenes de laboratorio, la cantidad de casos de celiaquía existente en la familia. Sumado a esto, se debe analizar de cerca la gravedad de los síntomas y el momento en que éstos iniciaron. Cada caso es particular, por lo que las recomendaciones que se le brinden a un paciente no deben de generalizarse a todas las personas que padezcan dicha enfermedad.