Gobierno propone extremar controles sobre armas de fuego

San José.- La presidenta de la República, Laura Chinchilla Miranda, anunció una serie de acciones para intensificar los controles en la tenencia de armas. Lo hizo durante el acto de lanzamiento de la campaña de Prevención Contra la Violencia Armada, la cual destacó como iniciativa promotora de la paz y la vida.

En la actividad, Chinchilla repasó los avances en materia de seguridad de su Administración y reiteró el compromiso de seguir ofreciendo un país más seguro.

La Mandataria anunció que el Poder Ejecutivo presentará un texto sustitutivo a la Reforma a la Ley de Armas, Moniciones, Explosivos y Materiales Relacionados,  tramitado bajo el expediente 18050,  pues la legislación admite mayores niveles de control, regulación y contención.

“Estamos anunciando que tenemos un amplio consenso para que podamos presentar un texto sustitutivo ante la Comisión de Seguridad que nos permita promover mayores regulaciones a las armas de fuego en el país”, declaró la Presidenta.

La Gobernante recordó que los datos respaldan la gestión del Gobierno en materia de Seguridad Ciudadana. Destacó la disminución de los delitos más preocupantes para los costarricenses, confirmado en las encuestas de victimización que ya circulan, así como la reducción en la percepción de inseguridad.

También fue enfática en señalar que los resultados no son obra de la casualidad pues “es una realidad el financiamiento permanente a la seguridad ciudadana tal como se propuso en el Plan Nacional de Desarrollo, contamos con la estrategia de abordaje integral validado por diversos actores fundamentales para implementar acciones en materia de seguridad, contamos con más despliegue policial, estamos trabajando sobre la base de predictores criminales, sabemos llegar a tiempo para evitar los delitos y hemos conseguido mejor coordinación con las autoridades judiciales para que las detenciones policiales den los resultados requeridos”, manifestó.

Agregó que el Gobierno busca elevar a todos los foros internacionales la lucha contra las armas de fuego, y que en marzo Costa Rica liderará la lucha para que la ONU avance en la aprobación de Tratado Internacional de Control de Armas Convencionales, acción emprendida también en los foros que el país preside en la OEA y el SICA.

La Presidenta Chinchilla indicó que se programa la destrucción de 3.675 armas de fuego que se suman a las más de 3.000 eliminadas ya, así como que se continuarán los trabajos de las autoridades en materia de prevención, en especial en comunidades de alto riesgo.

Por su parte, la viceministra de Gobernación, Marcela Chacón explicó las novedades propuestas por el Gobierno a la Ley de Armas.

“En primer lugar cumple con las diferentes estipulaciones legales de los instrumentos internacionales suscritos por Costa Rica, como la Convención Interamericana para el Control de Armas de Fuego y sus Municiones, en el marcaje de armas y municiones para su rastreo en la dinámica de compra y venta, el pago de una póliza que debe hacer una persona que registre un arma o pida un permiso, y la prohibición expresa para que una persona con medidas en contra por violencia intrafamiliar, tenga armas”, señaló la Viceministra.

La campaña para la Prevención de la Violencia Armada, coordinada por la Viceministra de Gobernación, Marcela Chacón, con el apoyo técnico de la Fundación para La Paz y la Democracia (Funpadem), y el financiamiento del Fondo de Iniciativas Locales de la Embajada de Canadá, tiene énfasis en tres públicos meta.

  • Niñez y adolescencia en cuanto víctimas de armas de fuego, con un llamado a la acción y empoderamiento hacia las madres para que protejan a sus familias, sin permitir armas de fuego en sus hogares.
  • Mujeres como víctimas de femicidios, de igual forma con un mensaje de empoderamiento para que no permitan armas de fuego en sus hogares, y así evitar ser ellas víctimas mortales.
  • Juventud, en virtud de ser el segmento de población más afectado por la violencia armada, pero además como el sector más propenso a armarse. El llamado a la acción consiste en que las armas no les dan respeto, sino que más bien les traen problemas.

Iniciará con 200 mupis en la GAM, 75 mesas de foodcourt en 3 centros comerciales, 4 cuñas radiales de 30 segundos por 3 meses en cuatro emisoras y 3 spots en redes sociales. Esta se ha logrado gracias a la valiosa colaboración de la empresa privada que ha donando la pauta en mupis por parte de Eucor, las mesas de foodcourt por parte de Impactable, y las cuñas radiales por parte de Cadena Radial Costarricense.

“La iniciativa responde al esfuerzo del Gobierno, en coordinación con instituciones de la sociedad civil, cooperación internacional y el sector privado, para promover la prevención y responsabilidad en el uso de las armas”, destacó el presidente de Funpadem, Carlos Rivera  .

La campaña se basó en amplias investigaciones por parte del Viceministerio de Paz y Funpadem, las cuales demuestran que la posesión de armas de fuego aumenta 2,7 veces el riesgo de muerte para los integrantes del hogar.

Para una persona que porte un arma, aumenta el riesgo de suicidio propio y el de su familia, el riesgo de accidentes, incluso letales, el riesgo de que el mismo propietario del arma pueda cometer delitos en casos de violencia doméstica, riñas u otras disputas y enfrentamientos con otras personas también armadas, situación que puede desembocar en una tragedia.

Además, los enfrentamientos con armas pueden provocar víctimas accidentales por “balas perdidas”, su facilidad de acceso, incluso en ocasiones sin cumplir con requisitos básicos desemboca en la proliferación generalizada, la mala o poca regulación de la venta, lo que puede generar la propagación de mercados ilegales.

Según la Dirección General de Armamento (2012): se ha identificado de forma colateral, que de las armas ingresadas a nuestras bodegas de evidencias judiciales, alrededor de un 45% de esas armas, no están debidamente inscritas.

El 55% de las armas de las armas decomisadas en delitos son legales e inscritas.

En 2011 el 10,6% de los homicidas involucrados en casos de homicidio doloso eran menores de edad.