Exhibición recurre al simbolismo de mariposas monarcas para la inmigración

Chicago (EE.UU.), 15 ene (EFE).- “Viajeras”, una exhibición de arte que abrirá esta semana en Chicago, intenta hacer un nexo entre los largos viajes de las mariposas monarcas y los inmigrantes que viajan de México a Estados Unidos para sobrevivir.

La muestra, auspiciada por el colectivo Pintoras Mexicanas, se abrirá el próximo viernes en la Casa Michoacán del barrio hispano de Pilsen y consiste de 75 pinturas que representan interpretaciones de mariposas monarcas.

“La exhibición toca el tema de la migración y es un proyecto de hace tiempo; el artista Héctor Duarte nos invitó a participar”, dijo a Efe Alma Domínguez, fundadora de Pintoras Mexicanas.

Domínguez señaló que este colectivo cuenta con 260 pintoras de origen mexicano radicadas en México, Estados Unidos, Canadá, Italia, Alemania y Francia.

Al menos 10 de ellas viven en Chicago y forman parte de las 75 artistas mexicanas que exhiben su trabajo.

Chicago es la primera escala de la muestra itinerante que viajará después a la Ciudad de México y Michoacán para exhibirse en diferentes salas.

“La exhibición es bastante variada, las obras están muy bien inspiradas, muy bonitas”, señaló por su parte a Efe Duarte, muralista e impulsor de esta iniciativa.

Duarte, nacido en Caurio, Michoacán, afirmó que al final de su recorrido, las 75 mariposas, creadas en “papel sintético,” similar al que se usa en los cuellos de las camisas de hombre, serán exhibidas en las calles de su pueblo natal, en cuya plaza el artista plasmó un mural en 2006.

El artista decoró el mural con imágenes de amapolas y mariposas monarcas, las cuales tienen su invernadero en el este de Michoacán, cerca de Angangueo.

Duarte ha continuado pegando pinturas de las mariposas, creadas por otros artistas, en las calles de su pueblo, situado a 25 kilómetros al noreste de Zacapu, Michoacán.

Su meta, dijo el artista, es lograr colocar 700 mariposas en todo el pueblo.

La inspiración para el mural, dijo Duarte, le vino al notar que mucha gente de su pueblo, incluyéndose él y su familia, han abandonado el lugar.

“El mural era para simbolizar a la gente que se fue de Caurio y no volvió”, dijo el artista.

De una población anterior calculada de entre 3.000 a 2.500 personas, el pueblo, según el censo mexicano, cuenta actualmente con solo 1.797 personas, muchas de las cuales viven hoy en EE.UU.

El artista mismo salió de ahí a temprana edad y llego a Chicago en 1985, mientras que su padre, Rafael Duarte, y su abuelo Gregorio Sánchez salieron mucho antes y fueron braceros mexicanos en Estados Unidos.

“Pensando en todo esto y pintando el mural, era como dar de mí, de lo que yo sabía hacer, al pueblo”, reiteró el muralista.

Los inmigrantes michoacanos radicados en Chicago comparan la migración de sus compatriotas con el fenómeno de las mariposas monarcas que viajan cada año desde Canadá y Estados Unidos hasta Michoacán, para luego retomar el viaje de regreso.

“Nosotros estamos tan lejos de nuestras tierras y, por ejemplo, las mariposas van y vienen”, señaló Duarte, por eso, dijo, hay que aprender de ellas.

José Luis Gutiérrez, director ejecutivo de Casa Michoacán, dijo a Efe que la organización está complacida con la exhibición, la cual representa los anhelos de los inmigrantes de reconectar con sus raíces al mismo tiempo que buscan nuevos horizontes en este país.

“La exhibición es muy importante porque nosotros, los michoacanos, usamos la mariposa monarca como un símbolo de transnacionalidad, como un símbolo de que la migración es algo natural”, finalizó Gutiérrez. EFE