Obama nombra a Jack Lew nuevo secretario del Tesoro

Jack Lew, que cuenta con amplia experiencia en los sectores público y privado, ha sido una pieza clave en algunos de los acuerdos presupuestarios y fiscales más importantes de Washington. Foto EFE

Washington (Agencia EFE).- El presidente estadounidense, Barack Obama, nominó este jueves a su jefe de gabinete, Jack Lew, para ocupar el cargo de secretario del Tesoro en sustitución de Timothy Geithner, que ha decidido retirarse tras cuatro años en el Ejecutivo.

Obama destacó que Lew, quien debe ser confirmado por el Senado, tiene experiencia en materia presupuestaria y aseguró confiar “en su juicio” y valorar “su amistad”, al tiempo que defendió su “integridad”.

Obama continúa diseño de Gobierno bajo presiones de incluir más mujeres

La designación de Jack Lew como secretario del Tesoro de EE.UU. introdujo hoy otro elemento en la configuración del Gobierno del segundo mandato del presidente Barack Obama, y en el que las mujeres pierden peso tras la dimisión de la hispana Hilda Solís.

Solís explicó en una carta enviada a su personal que, tras consultarlo con su familia y amigos cercanos, decidió “comenzar un nuevo futuro y regresar a la gente y los lugares que amo y que han inspirado y moldeado mi vida”.

Obama aceptó su renuncia en un comunicado en el que la calificó como “una incansable defensora de las familias trabajadoras” y miembro clave de su equipo económico.

Solís, la primera hispana en un Gabinete presidencial en la historia del país, se convirtió así en el quinto miembro del Gabinete, de un total de 15, en anunciar su renuncia.

Antes ya lo habían hecho los secretarios de Estado, de Defensa, y del Tesoro, Hillary Clinton, Leon Panetta y Geithner, respectivamente, así como la administradora de la Agencia de Protección Ambiental, Lisa Jackson.

A menos que designe a otra mujer en reemplazo de Solís, los nombramientos de Obama hasta ahora han sido todos de hombres blancos.

Obama se inclinaba por la embajadora de EE.UU. ante la ONU, Susan Rice, para reemplazar a Clinton, pero la funcionaria retiró su candidatura debido a la oposición republicana.

El lunes, Obama nombró oficialmente al exsenador republicano por Nebraska, Chuck Hagel, como próximo secretario de Defensa y a John Brennan, uno de sus principales asesores en asuntos antiterroristas, para dirigir la CIA.

El pasado 21 de diciembre, el presidente nombró al senador demócrata por Massachusetts, John Kerry, como el sucesor de Clinton.

Preguntado sobre la ausencia de mujeres del nuevo círculo de asesores cercanos, Carney insistió en que “están bien representadas” entre los cargos de alto rango en la Casa Blanca.

“El presidente cree que la diversidad es importante porque eso incrementa la excelencia del conjunto de los asesores que te rodean… y creo que eso ha quedado demostrado por el nivel de talento que (Obama) ha tenido y tiene a su alrededor”, señaló Carney, al asegurar que este criterio continuará en el segundo mandato que iniciará el próximo 20 de enero.

Se prevé que la secretaria de Salud, Kathleen Sebelius, que lideró la defensa de la polémica reforma sanitaria de 2010, permanezca en el cargo.

También permanecerá la secretaria de Seguridad Nacional, Janet Napolitano, quien encabezará los esfuerzos para impulsar este año una reforma migratoria integral en EE.UU., una de las promesas incumplidas de Obama.

Además, el nuevo Gabinete seguirá contando con el secretario de Justicia, Eric Holder, el primer afroamericano en el cargo, y el secretario de Asuntos de Veteranos, Eric Shinseki, de origen asiático.

El primer Gabinete de Obama suscitó comparaciones con el “Equipo de Rivales” que en su día diseñó el presidente Abraham Lincoln -quien incluyó a exrivales a la presidencia de 1860- pero, según algunos expertos, la selección va más allá de fidelidades.

“Los secretarios del Gabinete están al servicio del presidente, quien puede deshacerse de uno o todos de inmediato si le parece. Ellos cumplen órdenes o son despedidos, así es que no será un equipo de rivales o de aliados: será el Equipo de Obama, punto”, dijo a Efe Larry Sabato, director del Centro para Políticas de la Universidad de Virginia.