¿Representan los edulcorantes un riesgo para la salud?

Por: Priscila Jaikel Salazar

Los edulcorantes son aquellas sustancias que se agregan a los alimentos asemejando el efecto del azúcar pero aportando menor cantidad de energía. Los edulcorantes artificiales, como el aspartame, el acesulfame K, la sacarina, la sucralosa y otros, han tomado un papel importante en la vida de los costarricenses. En los últimos tiempos, el aumento en los alimentos reducidos en azúcar, las distintas dietas, y la crecida en los casos de diabetes, ha acrecentado en el consumo de los edulcorantes artificiales.

A raíz de esto, se han escuchado popularmente muchas versiones relacionadas con que los edulcorantes provocan diversas enfermedades, especialmente el cáncer. Sin embargo, se debe aclarar que los estudios más recientes realizados con el fin de probar estos supuestos, han demostrado que los edulcorantes artificiales no presentan riesgos para la salud. La FDA ha aprobado el consumo de sacarina, sucralosa, neotame, acesulfame K y aspartame en Estados Unidos.

Existen solamente dos poblaciones que deben de abstenerse del uso de edulcorantes. Primero, aunque se ha comprobado que no existen riesgos en los niños que consumen edulcorantes, estos deben de ser mayores de un año. Esto se debe a que todos los estudios que se han realizado al respecto se han basado en niños mayores a esta edad, por lo que no existe evidencia suficiente de que los niños menores de un año también puedan tolerarlos.

Por otro lado, las mujeres embarazadas deben de evitar el consumo de sacarina, ya que dicho tipo de edulcorante logra cruzar la barrera placentaria y producir problemas tanto para la gestante como para el bebé.

A parte de estas dos poblaciones, todas las demás personas están fuera de riesgo al consumir edulcorantes artificiales. Estos pueden resultar beneficiosos para las personas que padecen diabetes o que buscan perder peso reduciendo la cantidad de calorías provenientes del azúcar.