Tributación En Línea y Saturada: Lecciones por aprender.

La entrega de las declaraciones en línea este año nos ha traído algunas sorpresas. Podemos decir que un tanto agradables, pero también que nos ponen a reflexionar. Vamos por partes.

Me tocó ser parte del equipo desarrollador del EDDI y de la primera versión del sistema de declaración en línea, hace ya muchos años. Esos primeros desarrollos incluyeron ideas y avances importantes para la época. Por ejemplo, se usaron estructuras y procesos que en esos entonces eran poco usuales y que ahora son famosos y tienen nombres como JSON y Ajax. Pero lo que más nos emocionó fue el pensar en el avance que el reemplazo de los formularios de declaración, tan complejos, significaría para las personas y para el proceso posterior de digitación. Sin embargo, la aceptación fue muy baja. Sólo algunos conocidos usaban el EDDI y el potencial era reducido casi a la nada.

Entonces, el año pasado, se hizo obligatorio el uso del EDDI. Esta es una aplicación muy evolucionada, distante de lo que creamos anteriormente. Tiene mucho campo para mejorar, pero es sencilla y ayuda mucho en el llenado del formulario, lo valida y lo completa automáticamente. Adicionalmente, simplifica la presentación porque ésta se reduce a subir un archivo muy pequeño al sitio de Tributación. Claro, tuvo su ración de resistencia al cambio: a pesar de realizar el llenado de la declaración en EDDI, la declaración se imprimía y se llevaba al banco. Sólo un 15% de las presentaciones del 2011 fueron por internet.

Sin embargo, aquí llega la primera sorpresa: para el 2012, es el 75% de las declaraciones, al lunes 16, que son presentadas por vía internet. Y eso que se han dado dos días adicionales debido a problemas de saturación del sistema. Estamos ante un despertar de los declarantes, se han dado cuenta de los beneficios que el trámite digital, sin filas en bancos, les puede dar. Una vez probada la mejora, no es de sorprender que se incremente ese porcentaje, pero francamente no me lo esperaba tan alto.

Esto implica un par de cosas: que ahora hay una presión para que el sistema de declaración mejore año con año, y que ahora las personas han probado las mieles de la simplificación que puede dar TI y comenzarán a exigirlas en otras instancias. Y ambas son gratamente bienvenidas.

La segunda sorpresa fue el problema de la saturación. No se le puede endilgar la culpa al usuario que llega en la última hora a utilizar el sistema, más bien hay que prever que ese pico de solicitudes se va a dar y hay que estar preparados. Posiblemente, el 15% no haya hecho problema en el 2011, y posiblemente no se esperaba ese incremento al 75%. Sin embargo, un sistema con plazos de entrega que pueda afectar al usuario (cobro de multas), debe estar listo para dar la talla en el momento crucial. Para esto hay muchas cosas que son comunes en desarrollos de alta criticidad y calidad. Desde las pruebas de carga hasta el diseño arquitectural pensado para el soporte de varios miles de usuarios concurrentes realizando labores de carga. Tenemos en el país profesionales que pueden crear sistemas que contemplen dichos requerimientos, e incluso se lanzará el año entrante la Asociación de Arquitectos de TI (de la cual hablaré más detalladamente en un futuro) con la capacidad de ayudar en la concepción y evaluación de dichos sistemas.

Estamos creciendo. Estas son noticias maravillosas. Dolerá un poco crecer, pero vamos por buen camino.