Presidenta reconoce dedicación y excelencia de educadora liberiana

San José.-  Desde 1986, cada año a mediados de diciembre se reconoce la trayectoria, vocación y servicio de una persona dedicada a la docencia y se le entrega el  Premio Nacional de Educación Mauro Fernández. El jurado busca una persona que represente la excelencia, el servicio, la dedicación  y el sacrificio de miles de maestros y maestras y  de profesores y profesoras.

Este 2012 el galardón recayó en Ginette Avilés Dinarte, directora de Enseñanza Básica Dos, de la Escuela Julia Acuña de Somarribas, de El Salto, en Liberia. Este martes la presidenta de la República, Laura Chinchilla  Miranda le entregó este reconocimiento y destacó su labor en la provincia de la pampa.

La Presidenta resaltó el liderazgo que ha demostrado Avilés a lo largo de su trayectoria profesional, pero también durante sus años como estudiante,   cuando vivía en el barrio de Chircó, a dos horas caminando del Liceo Académico de Santa Cruz donde estudiaba.

“Sus compañeros recuerdan como usted, consciente de los peligros de muchachos y muchachas caminando solos a esas horas, todavía nocturnas, los organizaba para que salieran juntos a las cuatro de la mañana, a pie, para llegar a Santa Cruz a las seis y después regresar igualmente protegidos, en grupo. Esas historias nos enseñan y nos deben llenar de humildad. Eso es querer estudiar y eso es también ser líder de apoyo y de mutuo auxilio. ¡Cuánto hacen falta hoy líderes así!”, exclamó la Presidenta.

La Mandataria extendió un saludo a todos los educadores del país y les agradeció  por su trabajo durante el curso lectivo que está a punto de concluir.

“La docencia es la práctica nacional del patriotismo. Costa Rica tiene héroes de pupitre y pizarra. Nuestros Quijotes, empuñan la pluma y alzan la voz, para dejar dibujadas esperanzas. Quijotes porque llevan ideales hermosos y los dejan escritos indelebles en el alma de nuestros niños y niñas”, dijo Chinchilla.