IICA entrega a Costa Rica estrategia de educación en biotecnología

San José.- El Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA) entregó a autoridades costarricenses, de manera oficial, la Estrategia de Comunicación y Educación de Biotecnología para este país, como parte de un acuerdo para elaborar un componente del proyecto de implementación del marco nacional en bioseguridad.

La estrategia se puso a disposición a la Comisión Técnica Nacional de Bioseguridad (CTNBio), como agencia ejecutora del proyecto. Esta comisión, encargada de la regulación de los organismos vivos modificados de uso agrícola en Costa Rica, tiene representantes de los ministerios de Agricultura y Ganadería (MAG), Ambiente, Energía y Telecomunicaciones (MINAET), Ciencia y Tecnología (MICIT), Oficina Nacional de Semillas, Academia Nacional de Ciencias y de la sociedad civil.

El proyecto de Implementación de un Marco Nacional en Bioseguridad para Costa Rica es financiado por UNEP-GEF.

De acuerdo con Pedro Rocha, coordinador del área de biotecnología y bioseguridad del IICA, la estrategia consiste en integrar la biotecnología en la educación ambiental que reciben los estudiantes de escuelas y colegios, al tiempo que se sensibiliza a grupos más amplios, como la familia y la comunidad, acerca de sus usos actuales.

Víctor M. Villalobos, Director General del IICA, participó en la entrega oficial y expresó que la aplicación de la biotecnología en la agricultura es una de las grandes revoluciones científicas actuales, junto con la utilización de los avances biotecnológicos en las industrias alimentaria y de salud humana y vegetal, y el auge de las tecnologías de información y comunicación.

“A sus países miembros, el IICA les provee conocimiento sustentado en la ciencia para la toma de decisiones, mientras que es responsabilidad de los gobiernos informar sobre los riesgos y beneficios del uso de estas nuevas herramientas”, agregó.

Alex May, presidente de CTNBio, consideró que la estrategia es el inicio un proceso para educar a la población sobre este tipo de tecnología. “El uso de la biotecnología crecerá exponencialmente en los próximos años”, consideró.

“Costa Rica tiene los elementos necesarios para que su marco de bioseguridad sea ejemplar, pues hace buena investigación y tiene una academia e institucionalidad robustas, un contexto legal adecuado y una gran disposición para innovar”, manifestó Pedro Rocha.