¿Cuáles intereses particulares se mueven detrás del proceso electoral de cara al 2014?

El país ha entrado en temprana actividad política. En el PLN se ha retirado don José María Figueres y quedan tres candidatos, de los cuales dos parecen ser dominantes. De ellos Rodrigo Arias Sánchez (RAS) ha expuesto desde muy temprano sus intenciones y ha formulado propuestas programáticas. El otro, Johnny Araya Monge, viene actuando desde la seguridad que le ofrece su cargo de alcalde, disfrutando de la exposición mediática, pero rehuyendo cualquier intento de diálogo con su principal rival. Los grupos de oposición al PLN se encuentran muy ocupados tratando de reparar las grietas internas y, por ahora, no se perfila un candidato de estatura. Se discuten posibles alianzas, en virtud de sus pírricos niveles de apoyo popular y se exponen con ello a los riesgos que ya experimentó el país con la fracasada Alianza por Costa Rica y, mucho antes, con la gestión de gobierno durante el período 1978-1982, que dejó a la economía en bancarrota y a la mitad del país en pobreza.

Todos quisiéramos ver y participar en un proceso limpio, que nos permita valorar las opciones que los distintos precandidatos ofrecen, de cara a los retos que enfrenta el país, Pero se dan circunstancias especiales donde aparecen intereses oscuros y presiones mediáticas que enturbian el entorno político nacional.

Nos referimos específicamente a tres situaciones que ha encarado el aspirante Rodrigo Arias Sánchez, a saber: 1) un medio llena de titulares su primera plana y luego sus tres primeras páginas para presumir una relación de donaciones taiwaneses con la Fundación Arias para la Paz. Las contundentes aclaraciones ofrecidas, fueron a dar a la página de opinión, que lee una notable minoría, y otro artículo lo enviaron a la página ocho; 2) más grave fue la vil mentira de una presunta llamada telefónica de RAS a los diputados del PLN en apoyo a su decisión de negar la reelección del magistrado Cruz. Se origina en un medio digital, sin autor responsable, que sistemáticamente ataca a RAS; y, 3) la amplia difusión de los resultados de una encuesta que da considerable ventaja al principal contendor de RAS. Aún cuando el propio RAS ha rechazado cualquier cuestionamiento a la encuesta, no podemos omitir que presenta resultados difíciles de entender con respecto a otra realizada con una diferencia de 3 días; que el medio tardó 3 semanas en publicar los resultados, sin ofrecer ninguna explicación; y, que nunca se explicó la metodología, pero ahora sabemos que fue un muestra basada en 300 respuestas mediante llamadas telefónicas en la meseta central.

¿Por qué han seleccionado a don Rodrigo para este juego perverso que no sabemos qué intereses esconde? Una posibilidad es que lo perciban como el candidato más fuerte, en virtud de su participación en las decisiones tomadas en dos administraciones, que en muchos sentidos positivos ha cambiado la vida del país. Algunas de esas decisiones, especialmente de carácter social, no son del recibo de ciertos grupos de interés especial. En contraste, puede ser que perciban a JAM como un candidato débil, al que no se le conocen grandes iniciativas a lo largo de sus 20 años como alcalde. Por otra parte, podría tratarse de los mismos sectores conservadores de siempre que se oponen al PLN y a las transformaciones que viene realizando desde la segunda mitad del siglo pasado.

Estos actos van en perjuicio de la buena práctica del periodismo, implican una interferencia del corporativismo mediático en la política y no aporta a mejorar el sentimiento de desconfianza y negativismo que embarga a la población. Es, por tanto, esencial que los sectores progresistas estemos alertas y que desenmascaremos sus intervenciones falaces, especialmente cuando afectan a los sectores más vulnerables del país.