Representantes iberoamericanos debatirán sobre economía verde y desarrollo

Madrid, 26 nov (EFE).- Responsables medioambientales de Brasil y Chile abogaron hoy por poner la economía verde como base del desarrollo, durante un congreso dedicado al medio ambiente en Madrid.

El XI Congreso Nacional de Medio Ambiente (Conama 2012) y IX Encuentro Iberoamericano sobre Desarrollo Sostenible (Eima 2012), que comenzó hoy y durará hasta el próximo día 30, está diseñado, según sus organizadores, “para dar una respuesta al desafío económico desde la sostenibilidad”.

En el panel titulado “Hacia una nueva economía, después de Río+20, ¿ahora qué?”, tanto la secretaria de Economía Verde del Estado de Río de Janeiro, Suzana Kahn, como el subsecretario del Ministerio de Medio Ambiente de Chile, Ricardo Irarrázabal, subrayaron que América Latina debe caminar hacia una economía de baja emisiones y respetuosa con el medio ambiente.

Kahn señaló que de la Cumbre de la Tierra Río+20 “salieron más resultados de los que se esperaban”, y quedó claro, a su juicio, que tanto el sector privado como los ciudadanos tienen que ser parte activa, junto a los gobiernos, para “movernos hacia un desarrollo económico más respetuoso con el medio ambiente”.

Por su parte, Irarrázabal indicó que los acuerdos alcanzados en la primera Cumbre de la Tierra, hace 20 años, sirvieron de modelo a la mayoría de países latinoamericanos, entre ellos a Chile, para desarrollar su legislación ambiental.

Irarrázabal mostró confianza en que el documento aprobado en la Cumbre celebrada en junio de este año servirá para inspirar un cambio institucional hacia una economía baja en emisiones, que “será clave para el desarrollo sostenible”.

El Congreso Nacional del Medio Ambiente se celebra cada dos años desde 1992 y es el encuentro dedicado al desarrollo sostenible más importante de España.

Este año, uno de sus puntos principales según su programa es la “clave iberoamericana”, de ahí que se combinara con el Encuentro Iberoamericano, por lo que participarán representantes políticos, empresas y ONG de diversos países de la región como Guatemala, Costa Rica, Panamá,  Colombia, además de Brasil y Chile. EFE