Por la competitividad de nuestro país, por Víctor Hugo Víquez Ch., Diputado

Un conocido refrán dice:  “En los muros del tiempo, trabajamos todos,  como arquitectos de nuestro propio destino.”  Este celebre adagio,  lo traigo a colación porque quiero llamar a la reflexión que la Asamblea Legislativa sea motor de los instrumentos legales del desarrollo de nuestro país.

El reciente informe sobre Competitividad Global del Foro Económico Mundial nos reconoce que las políticas publicas impulsadas por ésta administración para mejorar la competitividad están rindiendo frutos y permite que nuestro país ascienda cuatro puestos, del 61 al 57 entre los 144 países que formaron parte del estudio, esa mejora coloca a Costa Rica, como el quinto país más competitivo de América Latina.  El estudio indica que mejorarnos en siete de las doce categorías generales que cubren requerimientos básicos, potenciadores de la eficiencia y factores de innovación y sofisticación.

Si como lo dice el adagio, nosotros somos los arquitectos de nuestro propio destino, debemos trabajar por mejorar las condiciones del capital humano y la innovación, debemos velar por mejorar las condiciones de nuestro comercio exterior y brindar las condiciones para aumentar la inversión extranjera directa.  El desarrollo de la infraestructura llámese telecomunicaciones, electricidad, transporte, puertos y aeropuertos es una tarea pendiente.  Sumado a lo anterior, debemos trabajar en la mejora regulatoria, en la simplificación de trámites, el financiamiento y el mercado de capitales.

En ese orden de ideas,  deseo resaltar que nuestro país tiene como meta alcanzar  para el año 2014,  un monto de $9.000 millones de dólares en Inversión Extranjera Directa acumulada y lograr para ese mismo año, exportaciones por un monto de $17.000 millones de dólares ¿Cómo puede este Congreso ayudar en esa meta por ejemplo? Pues bien,  este congreso puede contribuir a nuestro desarrollo de la siguiente manera:

  • Aprobar el acuerdo comercial con Singapur
  • El acuerdo  comercial con Corea
  • Dotar al país de un marco moderno de generación de electricidad limpias sea geotérmica, hidroeléctrica, eólica, paneles solares, etc., para cubrir la demanda energética de nuestro país que crece a una tasa promedio de 5.2%.
  • Legislación en materia de simplificación de trámites para mejorar el clima de negocios del país.

Estoy convencido de la capacidad y trabajo de los costarricenses, por ello debo instar a que este Congreso, no puede perder  tiempo sin lograr consensos sobre la legislación que este país necesita. Ya este Congreso ha demostrado que podemos contribuir, por ejemplo los empréstitos aprobados para la ampliación de la vía Cañas-Liberia o para la carretera de la ruta Vuelta de Kooper-Chilamate.

Ciertamente, tenemos muchas tareas pendientes  como gestores de nuestro propio destino, y este Congreso debería ayudar en:

  • Lograr que  todos los costarricenses tengan dominio de un segundo idioma
  • En reforzar la educación profesional y técnica.
  • En como aumentar la cobertura en el campo de la informática
  • En como aumentar el gobierno digital
  • Trabajar como abordar y resolver el problema de la clase media en vivienda.
  • En cómo lograr encadenamientos productivos
  • En como aumentar la capacidad de innovación de las pequeñas y medianas empresas.
  • En como los fondos de pensiones y otros fondos contribuyen al desarrollo de nuestro  país y no al desarrollo de otros países.

Ciertamente en no pocas ocasiones, me da desazón observar las discusiones en el Plenario Legislativo, dejando pasar la oportunidad de ponernos de acuerdo en los grandes temas del desarrollo, de la justicia social, de la equidad, del progreso de la Patria y de cada uno de los costarricenses.

Por ello, deseo hacer una exhortación, para que verdaderamente, seamos arquitectos de nuestro propio destino y no perdamos la oportunidad de contribuir a forjar una patria moderna, vigorosa, equitativa y de oportunidades para todos.