La disyuntiva actual del PAC, por Daniel Calvo

Artículo publicado en www.danielcalvo.com

La situación actual del PAC es compleja, los cuestionamientos en el manejo de sus finanzas y los juicios éticos que puedan derivar de esta situación, golpean enormemente a este partido, ya que hasta la fecha este siempre había sido caracterizado por cumplir un rol generalmente de acusador y no el de acusado.

El PAC vive un convulso proceso de renovación tanto en sus liderazgos, como en lo ideológico, donde figuras de centro como Solís y Cañas defendidas por algunos, parecen que ya no encuentran cabida, agudizando la división existente en dos bandos visible sobre todo en su fracción legislativa.

La metamorfosis ideológica que atraviesa el partido desde hace unos meses atrás, cuando realizaron su primer congreso ideológico adoptando en su agenda el respaldo a una serie de temas polémicos como: Estado laico, fertilización in vitro, unión civil de personas del mismo sexo, entre otros. Parece cobrar factura, lo que ha obligado al propio fundador del partido a declarar que ‘El PAC no es el Frente Amplio’

La línea Ottonista ha sufrido de la mano de su líder un nuevo revés, que se suma al experimentado en la tramitación del plan fiscal y en la lucha por la jefatura en esta legislatura, que culminó inclusive en una denuncia de acoso laboral entre compañeros de la misma agrupación.

Hoy esta agrupación enfrenta una enorme disyuntiva: morir defendiendo los ideales con los que el partido fue creado, o convertirse en un partido igual a los que tanto critica. Esto en un momento sumamente peligroso, ya que se acerca una nueva contienda electoral y al dejar de lado sus rigurosos criterios éticos corren el riesgo de desdibujarse en su identidad ¿Para bien o para mal?

La nueva identidad que parece adquirir el PAC todavía no está clara, lo que lleva a muchos hablar de una crisis. Su viraje un poco más a la izquierda es una apuesta arriesgada y hasta cierto punto incierta, a un nicho electoral un poco más consistente en lo ideológico, pero que ha demostrado no ser muy numeroso en los últimos años.

Se vislumbra una nueva etapa dentro de este partido, al cortar la única cabeza de la Hydra de Lerna en que se había convertido el PAC, podrían brotar y esparcirse fértiles nuevas cabezas, que encaucen una irreconocible amalgama amorfa de origen gamonal, que hasta el momento no ha logrado trascender hacia un maduro o estable partido político.

Le corresponderá a los nuevos rostros que puedan surgir, apropiarse y transformar la marca electoral fundada por Solís, asumir un importante pero costoso proceso de cambio y renovación dentro de este partido, que probablemente los castigará en el nuevo proceso electoral que se avecina, pero que pudiera resultar positivo en el largo plazo, con el riesgo que en caso que no se sepa llevar, puede tornarse destructivo.