Alimentación del diabético: De todo pero en su justa medida

Por muchos años se consideró que la dieta de un diabético tenía que ser restrictiva, eliminando ciertos grupos de alimentos como el azúcar. Actualmente, está comprobado que el paciente puede tener una alimentación balanceada, incluyendo todos los grupos de alimentos, pero manteniendo siempre un control estricto del azúcar en la sangre.

Según explica la nutricionista colombiana Claudia Angarita, los requerimientos nutricionales para una persona con diabetes son los mismos que para una persona sana. De hecho, según explica la experta, la dieta del diabético debe incluir una combinación adecuada de carbohidratos, proteínas y grasas, de acuerdo con la edad, estatura, peso, actividad física y las necesidades metabólicas individuales. “Nunca deben faltar alguno de estos nutrientes y una adecuada hidratación. También debe aportar cantidades suficientes de vitaminas y minerales”, menciona la nutricionista.

Los carbohidratos y edulcorantes no calóricos

Angarita añade que el diabético debe tener un control sobre la cantidad de carbohidratos que consume al día ya que este nutriente, que se encuentra en pan, pasta, golosinas, azúcar, entre otros, puede afectar el nivel de azúcar en la sangre.

Distribución de nutrientes

Carbohidratos

Proteínas

Grasas

45-60%

10-20%

? 35%

Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes

“El consumo de carbohidratos suele ser aceptado si se realiza de manera controlada y sin excesos. No hay alimentos buenos o malos, solo dietas mal balanceadas. Es fundamental realizar un monitoreo de la ingesta de carbohidratos para lograr el control del azúcar en la sangre, ya sea contando la cantidad de carbohidratos consumidos, o por la estimación basada en la experiencia”, señala la experta.

Según la Asociación Americana de Diabetes, el azúcar es el carbohidrato con peor fama entre los diabéticos. Menciona que, por ejemplo, comer un postre con azúcar hace que el nivel de glucosa en la sangre aumente. Pero lo mismo sucede si una persona come maíz o un sándwich de tomate o frijoles. Explican que su consumo no tiene porqué eliminarse por completo en algunos pacientes, eso sí, si se va a consumir, debe ser de manera moderada y controlada por un experto.

“La decisión y la recomendación de comer azúcar debe ser individualizada, un paciente con bomba de insulina lo puede consumir, y un diabético delgado o deportista controlado y con insulina, no tiene porqué quedarse sin una porción adecuada de un alimento con azúcar. Pero una persona que tiene un mal control de la enfermedad, es sedentario u obeso debe evitar su consumo”, explica Angarita.

Según la nutricionista, otras alternativas que están a la disposición del diabético son los edulcorantes no calóricos (ENCs) los cuales son bajos en calorías o sin calorías, reemplazan el sabor dulce del azúcar y a la vez ayudan a mantener el balance calórico requerido. Los ENCs son inocuos y si son consumidos de la forma correcta pueden hacer que la alimentación sea más agradable.

Proteínas y grasas

Según la Asociación American de Diabetes, la clave con las proteínas y la grasas es que también sean parte de una alimentación balanceada. De acuerdo con Angarita, las proteínas idealmente deben ser de origen animal como la leche baja en grasa, carne de res magra o baja en grasa y carnes blancas como cerdo, pollo, pescado o huevo. También, se pueden utilizar proteínas de origen vegetal como frijol, lenteja, soya, que además aportan una cantidad significativa de fibra.

Las grasas deben ser vegetales, preferiblemente utilizar aceite de canola, girasol u oliva, libres de grasas trans. Esto permite un aporte adecuado de ácidos grasos poli insaturados omega 6 y 3. Además, recomienda evitar alimentos fuentes de grasa trans como es la grasa de origen animal (grasa de la leche, quesos grasosos y mantequilla) o margarinas hidrogenadas.

Una adecuada hidratación

De acuerdo con la experta, la hidratación de un paciente diabético es igual a la de un individuo sano. Debe tomar de 1.5 a 2 litros de líquido por día. La única recomendación es que se utilicen bebidas que no aporten calorías a partir de azúcar.

Una correcta hidratación se puede hacer con agua, bebidas gaseosas sin azúcar o con edulcorantes no calóricos, lácteos bajos en grasas o jugos sin adición de azúcar. Además, cuando se realiza actividad física, se debe hidratar para evitar síntomas de deshidratación. Asimismo, cuando los niveles de azúcar están altos en la sangre, se recomienda mantener una hidratación adecuada.

Recomendaciones adicionales para diabéticos

  • Mantenga una alimentación balanceada, balanceada en todos los grupos de alimentos.
  • Escoja preferiblemente alimentos ricos en fibra, con grano entero e integrales.
  • Reduzca el consumo de alimentos ricos en grasa saturada, grasas trans, colesterol, azúcar, sodio y alcohol.
  • Prepare los alimentos utilizando la imaginación, combinando sabores, colores y texturas.
  • No debe haber rutinas, no repita alimentos en el mismo día o día tras días. La variedad de alimentos permite un aporte adecuado de nutrientes y de esta forma, la alimentación se convierte en un hábito saludable, no en una dieta restringida.
  • Cuide las porciones, en la moderación está el éxito para lograr un peso saludable.
  • Siempre desayune y en la noche no olvide comer proteína.
  • Debe estar activo, no dure más de 2 horas sentado o acostado, camine, estire su cuerpo, baile.
  • Realice al menos 30 minutos de actividad física de intensidad moderada, cinco veces a la semana.

Fuente: Claudia Angarita

Nutricionista