Viceministros informan sobre nueva Policía de Fronteras

Viceministro de Seguridad Pública, Walter Navarro.

San José.- El Viceministro de Seguridad Pública, Walter Navarro y su homóloga de Gobernación y Policía Marcela Chacón, acudieron ante los legisladores de la Comisión Permanente Especial de Seguridad y Narcotráfico, a quienes proporcionaron amplios detalles sobre la propuesta de la nueva Policía de Fronteras.

Este cuerpo policial ya está determinado en la Ley General de Policía, pero fue desarticulado desde hace algunos años, por lo que se busca reactivarlo y esto no requiere ninguna reforma legal.

El Viceministro Navarro dijo que la labor fundamental de este nuevo cuerpo policial será la protección de la soberanía y el resguardo de las fronteras, la protección y preservación de los recursos naturales, —para evitar caza, pesca ilegal, tala — el control del contrabando y narcotráfico así como apoyo para el control migratorio.

El representante de Seguridad Pública explicó cuáles serán los nuevos compromisos en seguridad y vigilancia del nuevo grupo.

Ambos funcionarios detallaron toda la preparación técnica y académica en la que se está capacitando a quienes se desempeñarán en estos grupos de trabajo.

Insistieron en que se busca que mucho del personal pertenezca a las mismas comunidades en las que serán designados a laboral, para evitar el desarraigo y para que se integren y tengan pleno conocimiento de las regiones. “Será una policía que llevará paz y esperanza a las comunidades y que tendrá una interacción muy cercana con los residentes”.

Dada la difícil situación económica que atraviesa el país, el nuevo cuerpo policial, no significará un rubro adicional de recursos, pues los 500 efectivos que la conformarán serán tomados de las 4 mil nuevas plazas que ya se están gestionando.

Los $20 millones de dólares que tienen disponibles del préstamo BID- Seguridad —eran para la Escuela Nacional de Policía, pero ya no los ocuparán porque la construirá el gobierno Chino— están siendo direccionados hacia la construcción o remodelación de delegaciones ya existentes, “para darle a los policías un lugar de trabajo digno”.

Seguridad Pública también está en el proceso de compra de nuevos vehículos, especializados para terrenos agrestes (doble tracción, conocidos como mulas) y otra serie de implementos como cuadraciclos, botes de fondo plano —no ocupan calado— entre otros.

Otro de los puntos medulares en el que se basará el trabajo de esta policía, es la tecnología de punta, que vendrá a facilitar el cumplimiento de sus obligaciones.

El proyecto pretende contar con funcionarios que conocen los dialectos Bri Bri y Cabecar, para atender las zonas indígenas fronterizas.

En la lista se agregan 30 paramédicos que serán un gran valor agregado porque atenderán no sólo a los policías sino a la población civil que por vivir en lugares tan alejados, enfrenta serias dificultades para atender casos como fracturas, partos y mordidos de culebra, entre otros.