Nos dejó José Merino, por Alicia Fournier Vargas Diputada

Hoy es un día triste para esta Asamblea Legislativa y para la democracia costarricense, nos ha dejado don José Merino del Río, noble luchador por las más nobles causas sociales.

Hombre de trayectoria limpia y transparente, contrincante respetuoso y valeroso, guía de un importante sector de nuestra realidad política.

Nos ha dejado el compañero Diputado de pensamiento profundo y de un humor excepcional.

Buen negociador y buscador de consensos, José Merino nos enseño cómo movernos en la política del disenso de manera respetuosa y a la vez vehemente.

Estas ocasiones tristes para la institucionalidad y sobre todo para el sentimiento personal nunca las quisiéramos afrontar, pero tarde o temprano los buenos amigos nos dejan.

De mi buen amigo tendría muchas cosas que poder decir, a nivel político como personal, sin embargo es de resaltar su trabajo con las bases de su partido político, las cuales ha conseguido consolidar y darle permanencia en esta Asamblea Legislativa.

La huella que nos deja José Merino es imborrable y esperemos que las generaciones futuras aprendan de él los valores de la tolerancia, el compromiso social, la lucha por sus ideales, los valores que le agregó a nuestro propio pensamiento y sobre todo el amor por este país que lo acogió y al cual mucho le dio.

A su familia, amigos miembros de su partido político, mi más sentido pésame y los deseos de paz que él se merece.