Beber café podría alargarle la vida

Estudio del Instituto Nacional del Cáncer de los EE.UU. demuestra que el consumo moderado de café disminuye el riesgo de muerte en un 10%.

La cafeína,  sustancia natural que se encuentra comúnmente en el café, té, algunas gaseosas de cola y el chocolate, es un ingrediente seguro y cuenta con numerosos beneficios para la salud, entre ellos rendimientos positivos mentales y físicos.

De acuerdo con Claudia Arias, especialista en nutrición de República Dominicana, la cafeína está presente en las hojas, semillas y frutos de al menos 63 especies de plantas en todo el mundo, es un estimulante suave, no adictivo, que no se acumula en el organismo a lo largo del tiempo y se elimina naturalmente después de algunas horas de haberse consumido.

Cantidad de cafeína aproximada por porción de 240ml

Café 95-200mg
Café instantáneo 27-173mg
14-61mg
Gaseosa cola 20-30mg
Bebida energética 47-207mg

Fuente: Mayo Foundation for Clinical Research.

“La sensibilidad individual a la cafeína depende de cada persona y de la frecuencia y cantidad de la ingesta, del peso corporal y del estado físico”, explica la especialista.

Según la experta, la ingesta diaria recomendada para un adulto sano es de 200mg a 300mg, equivalente a tres tazas de café.

 

Múltiples beneficios de la cafeína

La nutricionista hace referencia a estudios científicos  recientemente  publicados  que demuestran que el consumo moderado de cafeína tiene efectos positivos en el rendimiento mental y físico.

La Fundación del Consejo Internacional de Información Alimentaria (IFIC, por sus siglas en inglés) destaca dos estudios científicos que demuestran los efectos positivos de la cafeína sobre el rendimiento mental. El primer estudio fue publicado en la revista Nutrition Reviews en el 2009 y señala que las personas que consumen una cantidad moderada de cafeína pueden experimentar mejoras en su función cognitiva. El segundo estudio científico, publicado en la revista Neurology en 2007, concluye que la cafeína podría ayudar a mantener en mejores condiciones las habilidades intelectuales y la memoria en individuos mayores.

“También se ha comprobado que se puede lograr un efecto positivo en el rendimiento y en la resistencia de los atletas”, menciona la experta. De acuerdo con IFIC,  según un estudio científico publicado en el Journal of the International Society of Sports Nutrition, entre los beneficios de la ingesta moderada de cafeína se encuentra una mayor resistencia muscular, un mayor metabolismo anaeróbico y mejores tiempos de rendimiento.

Asimismo, un estudio más reciente realizado por el Instituto Nacional del Cáncer de los EE.UU. y publicado en la revista The New England Journal of Medicine en mayo de 2012, encontró que la relación entre la ingesta de café y la disminución del riesgo de muerte aumentó de acuerdo con la cantidad consumida de café.

¿Sabía que…?

  • Una de las fuentes primarias de cafeína en todo el mundo es el café.
  • El café descafeinado sí  contiene cafeína, aunque en cantidades muy pequeñas.
  • En una porción de 240ml de café descafeinado hay entre 2-12mg de cafeína.
Fuente: Mayo Foundation for Clinical Research.

International Coffee Organization

El estudio analizó a más de 400 000 hombres y mujeres de 50 a 71 años que bebían café con cafeína o descafeinado. Como resultado, la ingesta de café se vio asociada con un descenso en las muertes por enfermedades cardiovasculares, respiratorias, accidentes cerebro vasculares, diabetes, infecciones, lesiones y accidentes. Cerca de 10% de los hombres y mujeres que consumieron tres o más tazas de café al día tuvieron un riesgo menor de muerte en comparación con aquellos que no tomaban café.

En la investigación, la información sobre el consumo de café se recopiló una sola vez por medio de un cuestionario al momento de ingresar en el estudio en 1995 o 1996.  A partir de allí, se hizo un seguimiento de los participantes hasta el momento de su muerte o hasta el 31 de diciembre del 2008, según lo que hubiese ocurrido primero. Los participantes con cáncer, enfermedades cardíacas y quienes habían sufrido un accidente cerebro vascular fueron excluidos del estudio. Los resultados se observaron después de hacerse los ajustes por los efectos de otros factores de riesgo sobre la mortalidad, tales como el tabaquismo y el consumo de alcohol.

Por otro lado, según el Instituto Nacional de Medicina de EE.UU. la cafeína produce efectos favorables después de consumirse en cantidades adecuadas. Algunos de estos efectos incluyen mejoras en aspectos tales como el sentido de alerta y aumento de energía.

 

La cafeína consumida con moderación puede traer beneficios para evitar la
pérdida de la memoria y mejorar el rendimiento físico.

Mitos de la cafeína

La especialista Claudia Arias agrega que, aunque la cafeína es un ingrediente seguro y de los más estudiados en todo el mundo, existen muchas percepciones erróneas sobre el efecto que puede tener en el organismo. Estos son algunos de los mitos más conocidos:

  • Mito: la cafeína no es buena para los niños
Cantidades recomendadas para niños
Edad Cantidad (mg) por día
4 – 6 45 mg
7- 9 62.5 mg
10- 12 85 mg

Fuente:

Claudia Arias

Nutricionista

De acuerdo con la nutricionista los niños pueden consumir cafeína de forma moderada de acuerdo con su edad.

 

  • Mito: bebidas con cafeína no hidratan

A pesar de que la cafeína puede tener un efecto diurético leve y a corto plazo en aquellas personas que no la consumen normalmente, los estudios científicos señalan que ese no es el caso de quienes consumen cafeína con regularidad. De hecho, según el Instituto Nacional de Medicina de Estados Unidos, todas las bebidas hidratan, incluyendo las que contienen cafeína.

“Las bebidas con cafeína contribuyen al consumo total diario de líquidos en cantidades similares a las que contribuyen las bebidas sin cafeína. Es decir, la creencia general de que las bebidas con cafeína no contribuyen a la hidratación es un mito”, señala la experta.

  • Mito: la cafeína aumenta el riesgo de enfermedades del corazón

Según la nutricionista Arias, no se ha demostrado que la cafeína provoque riesgo de enfermedad cardíaca. De hecho, la ingesta de cafeína igual o inferior a 300mg al día se vio asociada con un descenso en las muertes por enfermedades cardiovasculares en el estudio realizado por el Instituto Nacional del Cáncer de EE.UU. mencionado anteriormente.

Sin embargo, las personas que tienen presión arterial elevada y/o antecedentes de ataque cardíaco o accidente cerebrovascular, deberían consultar a su médico con relación a su ingesta de cafeína.

Fuentes:

  1. NIH study finds that coffee drinkers have lower risk of death. Disponible en: http://www.nih.gov/news/health/may2012/nci-16.htm
  2. Association of Coffee Drinking with Total and Cause-Specific Mortality. New England Journal of Medicine. May 2012. Disponible en: http://www.nejm.org/doi/pdf/10.1056/NEJMoa1112010
  3. Caffeine content for coffee, tea, soda and more. Mayo Foundation for Clinical Research. Disponible en: http://www.mayoclinic.com/print/caffeine/AN01211/METHOD=print
  4. Cafeína en la dieta. Instituto Nacional de Medicina de EE.UU. Disponible en: http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/002445.htm
  5. Institute of Medicine of the National Academy of Sciences (IOM/NAS). Dietary References Intakes: Water, Potassium, Chloride and Sulfate. Publicado el 11 de febrero del 2004. Disponible en: http://www.iom.edu/Reports/2004/Dietary-Reference-Intakes-Water-Potassium-Sodium-Chloride-and-Sulfate.aspx.
  6. The neuroprotective effects of caffeine. Neurology. Disponible en: http://www.neurology.org/content/69/6/536.abstract
  7. The effects of caffeine on the maximal accumulated oxygen deficit and short-term running performance. Journal of the International Society of Sports Nutrition. Disponible en: www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed?term=The%20effects%20of%20caffeine%20on%20the%20maximal%20accumulated%20oxygen%20deficit%20and%20short-term%20running%20performance.
  8. The effects of ginseng, ephedrine, and caffeine on cognitive performance, mood and energy. Nutrition Reviews. Disponible en: http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/j.1753-4887.2001.tb06995.x/abstract