Jóvenes del año 2050 conocerán impresiones de jóvenes ticos del 2012

San José.- Un grano de maíz contendrá escritos, dibujos, poemas, pensamientos y otros mensajes que la juventud de hoy ha elaborado para que los pueda encontrar la juventud del futuro.

¿Cómo podría un grano de maíz contener tanta información? Se trata de una semilla muy especial: está hecha de aluminio, tiene el tamaño de una mesita pequeña y fue creada por estudiantes.

Se trata de una “cápsula del tiempo”; este es un dispositivo que durante los próximos 38 años permanecerá cerrado con el propósito de que los jóvenes del año 2050 conozcan la visión de los y las jóvenes costarricenses del 2012 acerca del medio ambiente y del cambio climático.

 

Estudiantes de diferentes escuelas dejaron sus mensajes para la cápsula. Foto cortesía de MICIT.

Más de 200 mensajes en todo tipo de formato se recopilaron para ser incluidos en la “cápsula”, que estará hospedada en el Centro Nacional de Alta Tecnología (CENAT) y guardará, además de los mensajes de los y las jóvenes, algunos ejemplos de dispositivos electrónicos que se usan en la actualidad.

Esta es la primera vez que en el país se realiza un proyecto similar, enmarcado en la producción del filme de animación Odisea 2050. Por eso, el día de ayer, cerca de 300 estudiantes de primaria y secundaria asistieron al lanzamiento mundial de este filme en su versión en español, que fue presentada después de colocar simbólicamente algunas cartas en la cápsula del tiempo.

Un mensaje sobre cambio climático. “El maíz tiene su origen histórico en América y es un legado alimenticio que propició el desarrollo de culturas precolombinas; hombres de maíz es la expresión maya para humanidad. Hoy, este es un alimento base para todo el mundo y su contenido es, en este caso, un crisol de conocimiento y compromiso por un futuro sostenible por parte de nuestros jóvenes”, manifestó Alejandro Cruz, Ministro de Ciencia y Tecnología.

La “Cápsula del Tiempo Odisea 2050” se inspiró en un diseño de la Escuela de Diseño Industrial del Tecnológico de Costa Rica (TEC), y fue elaborada por estudiantes del Centro de Desarrollo Tecnológico Metalmecánica del Instituto Nacional de Aprendizaje (INA). Este dispositivo tiene un tamaño de 50 centímetros de largo, 50 centímetros de ancho y 20 centímetros de alto, y en el CENAT la acompañará una placa conmemorativa.

Este proyecto es un trabajo de equipo del Ministerio de Ciencia y Tecnología (MICIT), la Embajada Británica en Costa Rica, el Instituto Nacional de Aprendizaje (INA), Grupo Vitec, ASE y CVG Alunasa, además, cuenta con el apoyo financiero del Banco de Costa Rica (BCR), Fundación CRUSA y otros colaboradores.

Advertencia en la pantalla gigante.Odisea 2050 es un ejemplo de acción; jóvenes de más de 60 países han reflexionado acerca del cambio climático en cada una de sus naciones a través de distintas actividades, y es que este tema une al mundo”, indicó la Embajadora Británica en Costa Rica, Sharon Campbell.

En efecto, niños y jóvenes de países como Sri Lanka, Polonia, Perú, China, Armenia, Nueva Zelanda, India o España se reunieron para hacer pequeños talleres, foros e incluso simulaciones del modelo de las Naciones Unidas. En ellas, los estudiantes adoptaron roles de miembros de las delegaciones de países miembros de la ONU, y discutieron acerca de los problemas del cambio climático en el mundo y cómo enfrentarlo. Algunas de sus ideas fueron tomadas en cuenta para el guion de Odisea 2050.

Esta una película de animación elaborada en Costa Rica con el auspicio de la Embajada Británica, que tiene como propósito generar consciencia en torno al cambio climático y las acciones dañinas del ser humano hacia la Tierra.

 

Bruce Callow, productor ejecutivo, interpretó la canción de la película, Better side. Foto MICIT

Este proyecto tiene cerca de tres años de gestarse y fue desarrollado por la empresa de animación costarricense Synchro Studio, bajo la dirección de Daniel Bermejo, y tiene una duración de 45 minutos.

En el filme, un grupo de amigos de otros planetas analizan la situación pasada, presente y quizá futura de nuestro planeta, visto desde el espacio, y se preocupan por lo que el ser humano, en especial los jóvenes, deberán hacer para evitar que lleguemos a un punto irreversible de daño hacia nuestro planeta.

Para quienes estén deseosos de ver esta joya de la animación costarricense con la colaboración internacional, la Embajada Británica informó que en pocas semanas darán a conocer próximas fechas de proyección del filme, que incluirá instituciones educativas, cines y participación en festivales audiovisuales.