Economía de derechas e izquierdas: ¿Ronald Reagan keynesiano?

Hemos seguido con interés el debate que surgió entre el libertario Juan Carlos Hidalgo y el socialdemócrata Saúl Weisleder en torno a la relevancia de las teorías del economista John Maynard Keynes. Esos artículos hablan por sí solos, aunque hoy surge otro escrito por el químico industrial Hermógenes Moreno con el título Repasemos la Evidencia. Es posible que algo más se escriba sobre la materia y, dada la importancia del tema, estaremos pendientes de ello.

Hace unos días La Fragua publicó un editorial bajo el título ¿Neoliberal quién?, para destacar la confusión en torno a términos que se utilizan sin ninguna precisión y a menudo con simples propósitos descalificantes. Precisamente, el político Ottón Solis había utilizado ese neologismo, en un artículo publicado el fin de semana, como un recurso para explicar su posición frente a los modelos neoliberal, en el cual ubica a Costa Rica, en contraposición con el de orientación Alba, una figura confusa por la diversidad de países que presumiblemente la aplican, que el autor no explica.

Ronald Reagan, presidente de Estados Unidos durante el período 1981-1989, es considerado un liberal por excelencia y es con frecuencia ejemplo, tal vez origen, de esas políticas, en las cuales tuvo la cercana influencia del economista Milton Friedman. El artículo del Sr. Moreno lo usa como elemento de apoyo y nos recuerda que “Reagan recibió la economía con mayor desempleo e inflación que la recibió Obama. Aplicó una receta de Economía de Oferta, lo cual implica disminuir tasas impositivas y regulaciones, acompañado ello con una política monetaria prudente. Resultado: recuperación”. Aclaramos que la Economía de Oferta privilegia al capital corporativo, mientras la Economía de Demanda favorece al consumidor, y que ambos conceptos caracterizan a los Partidos Republicano y al Demócrata de EE UU, respectivamente.

Dejaremos que los economistas diluciden los distintos temas en discusión. Sin embargo para nosotros surge una pregunta provocativa ¿Fueron, en efecto, las políticas de Ronald Reagan liberales o keynesianas? Como dijera el gurú del neoliberalismo, John Williamson, “hay que fijarse no en lo que el gobierno federal dice sino en lo que hace. Lo que proponemos al exterior no es lo que hacemos en casa”. Y para alimentar la reflexión explícita en nuestra pregunta, dejamos al lector con dos citas del economista y Premio Nobel,  Joseph Stiglitz.

“El Presidente Reagan, presentado como el iniciador del neoliberalismo, fue el mejor ejemplo de lo que estoy diciendo. El gobierno Reagan fue enormemente intervencionista. El gasto público federal aumentó y la carga fiscal de la mayoría de la población aumentó como ningún otro Presidente había hecho antes en tiempos de paz en EE.UU. Y sus políticas públicas fueron profundamente keynesianas, en absoluto liberales. Ejemplos hay miles. Uno de ellos es que cuando la economía estadounidense cayó en recesión al principio de su mandato (en 1982 el PIB de EE.UU. se contrajo un 1,9%, la mayor caída desde la II Guerra Mundial) y el desempleo aumentó a un 9,2% (la cifra más alta desde los años treinta), la administración Reagan (definido por el ideólogo ultraliberal Xavier Sala i Martí como “el gran liberal”) respondió de la manera que los libros de texto definen como keynesianismo. El gasto público aumentó espectacularmente, creándose un déficit del presupuesto del gobierno federal de nada menos que un 6% del PIB. La gran expansión del gasto público fue en gasto militar, cuyo estímulo económico y creación de empleo fue menor, por cierto, que si el gasto de inversiones hubiera sido en servicios públicos como sanidad, servicios sociales e infraestructura del país. Ahora bien, así y todo, un crecimiento tan masivo del gasto público estimuló la economía de manera que la economía creció en 1983 un 4,5%, y en 1984 un 7,2%, lo que le permitió anunciar al pueblo estadounidense que un ‘nuevo amanecer’ existía en América, venciendo ampliamente las elecciones de aquel año”.

“La solución a la recesión actual es bastante fácil de ver. Mírense cualquier texto de historia económica mínimamente objetiva y lo verán. Hay que hacer lo que Reagan hizo, pero con un sentido de clase opuesto al que el realizó. El recuperó la economía mediante medidas que favorecieron primordialmente a las clases dominantes de EE.UU. Es a partir de la revolución liberal liderada por el Presidente Reagan que las rentas del trabajo como porcentaje de la renta nacional descendieron y las rentas de capital subieron”.