Cor-ticos… polí-ticos

Tirios y troyanos reconocen la necesidad de un movimiento alternativo al PLN. Pero no puede surgir de disputas ideológicas y divisiones internas. La demostración práctica es el fracaso rotundo de la llamada Alianza por CR en la gestión legislativa del pasado período. Lo reconoce el menos malo, diputado Fishman: “A partir del pasado 1 de mayo, se inició la Tercera Legislatura de este período legislativo 2010-2014, y con ella empezó a gestarse una nueva dinámica parlamentaria en la tramitación de proyectos, que está dando resultados muy positivos para el país”.

Johnny Araya Monge (JAM) declara formalmente su precandidatura liberacionista y se mantiene como Alcalde de San José hasta la conclusión de las olimpiadas. La exposición mediática será intensa, por ese evento y por el aporte de su cargo. Será por tanto el único candidato que interviene con goce de sueldo. Más interesante es la oportunidad de su anuncio. Para el público es difícil conciliar, por una parte, la muy cercana relación entre José María Figueres (JMF) y Rolando Araya, tanto como las expresiones generosas que a su favor ha venido haciendo don Luis Alberto Monge, por una parte; y el contundente pronunciamiento de JAM en el sentido de que su campaña seguirá adelante independientemente de la de JMF. En el entorno político se ha venido consolidando la noción de que la oposición se uniría en un frente común contra Rodrigo Arias Sánchez (RAS).

José María Figueres (JMF) precandidato, según manifestaciones de JAM, que luego serían confirmadas por su vocero el periodista Peña ¿Alguien ignoraba que JMF fuera candidato, si ha estado en campaña abierta desde su primer regreso al país? Sin embargo, JMF tendrá que lidiar con algunos negativos: según las encuestas cuando se pregunta ¿por quién usted jamás votaría?, más del 70% de los liberacionistas contestan que por JMF y más del 80% a nivel nacional, lo cual se confirma con la encuesta de Borges para Extra, realizada en los primeros días del presente mes de septiembre, en la que aparece con la mayor concentración de opiniones negativas (61.5%) entre 12 personalidades de nuestra política. No sabemos además cómo recibirá el público tres verdades a medias: que no era candidato, cuando en realidad sí lo era; que su proyecto país no era electoral, que sí lo es; y que no quería interferir con la administración Chinchilla Miranda, mientras estaba en campaña abierta, aunque negada.

Alvares Desanti (AAD) en alianza de conveniencia. Las noticias del día de hoy dicen que RAS le negó el primer puesto a diputado por San José, lo que sí logró con JAM, que además lo nombró jefe de campaña. La pregunta es ¿es esta designación un plus para JAM, si don Antonio fracasó en promover su propia candidatura?

¿Y la oposición qué? En conjunto no funciona y eso es un hecho objetivo, confirmado por el fracaso de la gestión legislativa pasada. El PAC sigue dividido, su principal figura marginado, con fracturas visibles en la fracción legislativa y con la persistente intención de un sector de hacer prevalecer los valores originales en materia ética. El PUSC es un cascarón sin contenido, a la vez que surge una fuerza nueva para reunir a los desafectos del viejo social cristianismo, sin que sepamos cómo lo recibirá el electorado. Otto Guevara sigue siendo dueño y señor del ML, aunque hay un movimiento alternativo del que igual desconocemos su impacto electoral. Oscar López también se siente dueño del PASE y ha llamado a una convención, formalmente cuestionada por las estructuras formales del Partido. Hay otros grupúsculos que seguirán a la expectativa para saltar a la plataforma que legitime lo que, por su propia cuenta, no podrán hacer. Un panorama confuso que en la conciencia colectiva se ubica como la dimensión política de la crisis que experimenta el país.

¿Y el país qué? La Administración Chinchilla Miranda tiene una buena posibilidad de retar nuestro negativismo cultural y concluir su gestión con obras importantes. Los indicadores de seguridad mejoran considerablemente; la reforma educativa sigue su curso y este sector cuenta con la mayor cantidad de recursos en la historia del país; los programas sociales se mantienen y expanden con varios miles de beneficiados por las redes sociales; la obra pública movilizará varios billones de dólares en años futuros, con un impacto positivo en competitividad (dos aeropuertos de primer mundo; dos puertos en construcción, el granelero y el de contenedores de Moín; carreteras a San Carlos, Cañas-Liberia y tapón de Chilamate; nueva refinería en asociación con los chinos; y amplia inversión en energía limpia). Más importante, los notables podrían dar impulso a una posible reforma institucional de fondo, que ataque nuestro principal problema: la ingobernabilidad. Este año concluiremos con un crecimiento económico en el entorno del 5%, pero si las fuerzas políticas actúan en coherencia con su responsabilidad y aprueban la reforma institucional, podría ser un impulso sustancial a ese crecimiento, al punto que nos permita atacar el problema de pobreza y vulnerabilidad que afecta a más de un millón de costarricenses.