La oposición irracional a la investigación biomédica, por Alicia Fournier Vargas – Diputada

En el marco de la discusión del proyecto de Ley de Investigación Biomédica he sentido la necesidad de externar una serie de preocupaciones muy serias.

Y es que este importante proyecto, está siendo bloqueado abierta y públicamente por la Diputada María Eugenia Venegas, a quien al habérsele agotado los argumentos lógicos, ha pasado al plano demagógico.

Ahora la Diputada Venegas alude a los Diputados que tanto en la Comisión que dictaminó el proyecto como ahora en el Plenario queremos que se vote, nos trata de ligar a teorías conspirativas con intereses particulares que necesitan de una ley para llevar a cabo sus actuaciones.

Diputada Venegas, si usted está segura de lo que ha expresado en esta Asamblea y ante los medios de comunicación, haga denuncias concretas, la invito a ello.

Lo que no podemos aceptar es que usted bloquee un proyecto sobre el cual existe un claro y mayoritario consenso y mucho menos que haga alusiones antojadizas que atentan contra la honorabilidad de esta y otros compañeros Diputados que hemos aportado en la construcción de esta iniciativa de ley.

Eso no se la vamos a permitir Diputada Venegas.

Es oportuno recordar a los costarricenses que hace más de dos años la Comisión de Asuntos Sociales inició el estudio y el conocimiento responsable del proyecto de Investigaciones Biomédicas.

El estudio en la Comisión se caracterizó por un esfuerzo grande que logró acercar posiciones diversas y  armonizar las distintas posturas debatidas entre los legisladores que integramos esa comisión en ese momento y los criterios que formularon los invitados especialistas en la materia.

El resultado final fue un dictamen unánime afirmativo, texto jurídico que cumple con todas  las pautas éticas internacionales en materia de salud.

Así también, cumple con las exigencias y requerimientos establecidos en el voto de la Sala Constitucional, que desde enero 2010 prohibió la investigación biomédica en Costa Rica hasta tanto esta Asamblea Legislativa no aprobara una Ley de la República que regulara esta materia.

Este dictamen Afirmativo contó con la venia de los dos diputados de la Fracción del Partido Acción Ciudadana, la Diputada Venegas y su compañero Víctor Hernández, quienes suscribieron tanto el texto sustitutivo, como las mociones que antecedieron el Dictamen.

Al momento de dictaminar la Diputada Venegas manifestó a la Comisión de asuntos Sociales que:

“…hice muchos mapas conceptuales. Revisé todas las intervenciones de las personas que vinieron acá; hicimos un trabajo realmente arduo, que incrementó los conocimientos de esta diputada. Pero, finalmente, hubo algo que para mí es fundamental y es el hecho de poder partir del disenso para construir consenso, que creo que eso fue muy importante a pesar de que yo no estaba en la subcomisión que se abrió para hacer este trabajo.”

Así lo expresó la Diputada Venegas porque así fue el trabajo que los nueve integrantes de la comisión compartimos, fue una labor abierta con la única finalidad de construir consensos.

Por ello, no le podemos permitir a la diputada Venegas que venga a poner en tela de juicio la labor realizada, ni que cuestione la integridad moral de los diputados y diputadas que no comparten con usted la posición de hacer de esta iniciativa, una ley restrictiva en su objeto, fines y en la estructura administrativa propuesta.

Si bien cualquier texto dictaminado puede ser susceptible de mejoras, el proyecto de Investigación Biomédica también lo fue.

Vía artículo 137 se le tramitaron a la Diputada Venegas 112 mociones que suscribió, de las cuales se le aprobaron 43 mociones y al día de hoy ha reiterado en este plenario 68 mociones.

Resulta incoherente que una diputada que motivó el Dictamen de este proyecto de ley amparada al alero de una Asociación llamada “de salud y fármacos”, hoy asuma el papel de acérrima crítica del proyecto y, sin explicar ni concretar nada de fondo, se empeñó y aún se empeña en obstaculizar la aprobación de una ley tan necesaria e importante para la salud del pueblo costarricense.

La práctica del doble discurso no le sienta a una persona de la categoría de la Diputada Venegas, quien ha demostrado grandes capacidades en la academia en la que ha ocupando importantes posiciones.

Sin embargo los actos y las palabra en este caso particular por lo que hemos visto no coinciden.

En el caso de este proyecto somos testigos de excepción del comportamiento errático de la Diputada Venegas, quien por un lado se presenta y publicita su ferviente deseo de que el proyecto pase y que está abierta al diálogo para que todo avance con rapidez.

En esa trampa ya hemos caído varias veces los que sí deseamos responsablemente que se dicte la Ley.

Por eso vemos con recelo este nuevo canto de sirena que, en todo caso, la semana pasada quedó al descubierto con los términos de la megamoción que ella entregó a los señores jefes de fracción de esta Asamblea que, de buena fe, la recibieron para su consideración y estudio.

Pero para mi sorpresa, esta megamoción no responde a lo solicitado por la Universidad de Costa Rica, dado que las propuestas contenidas en ese documento no responden a los pronunciamientos en torno a este proyecto de ley.

Es muy preocupante que la Diputada Venegas siga pensando en obstaculizar la aprobación del proyecto de Ley de Investigación Biomédica, no obstante que el tema se discute en el Parlamento desde hace más de 25 años y de que  la Sala IV ordenó emitir la normativa hace más de dos años.

Ya algunos han afirmado, en estos últimos años, “que la ausencia de esta ley  atenta contra el derecho de los pacientes a gozar de los avances de la ciencia,  especialmente cuando  no existen medicamentos alternativos, y contra el derecho de los investigadores a investigar y contribuir con el desarrollo científico, derecho fundamental  tutelado por nuestra Constitución, los Tratados Internacionales y la Ley General de Salud”.

Continúo sin entender la actitud obstruccionista de la Diputada Venegas y respetuosamente la insto para que de verdad deponga su negativa actitud, no ofenda y deje, al menos, que el proyecto de Ley de Investigación Biomédica avance y llegue a votarse.