Chinchilla inspecciona lugar donde se construirán muelle y refinería

San José.- Dos de los proyectos más relevantes para la provincia de Limón son la construcción de la nueva planta de refinación y la ampliación de la Terminal Portuaria del Atlántico, impulsados fuertemente por la Administración Chinchilla Miranda.

Por esta razón,  la Presidenta de la República visitó esta tarde las instalaciones de la Refinadora Costarricense de Petróleo (RECOPE), con el propósito de conocer los avances de ambos proyectos.

Mejora en calidad de productos

Durante su visita, la Mandataria visitó el lugar donde se construirá la nueva planta de refinación, la cual tendrá una capacidad de procesamiento de 60.000  barriles diarios.

Además, este proyecto aportaría mayor seguridad en el suministro así como una mejora en la calidad de los productos reduciendo de esta manera la vulnerabilidad que el país tiene en este tema; especialmente en el caso de los precios muy elevados de los derivados (que superan por mucho los de los crudos) y de una logística de importación insegura y costosa.

Para la Presidenta de la República, es un hecho que Costa rica no puede prescindir del petróleo pero sí de pagar más por un producto que, además de no ser de buena calidad, daña la salud pública y la flota vehicular.

“Costa Rica debe tener la capacidad de refinar los hidrocarburos que importa para garantizar a sus ciudadanos una mejor calidad y precios más asequibles. Al contar el país con la capacidad suficiente para refinar y almacenar podemos importar petróleo cuando los precios están bajos y de esta manera sale ganando el consumidor con dicha modalidad”, afirmó la Mandataria.

También anunció que sólo hace falta esperar que RECOPE y el Banco de Desarrollo de China se pongan de acuerdo en cuanto a los mecanismos de financiamiento para la construcción y una vez concluidas las negociaciones se pueda arrancar con la edificación del proyecto en el 2014.

Por su parte, el presidente de RECOPE el Ing. Jorge Villalobos Clare, comentó que la nueva refinería será moderna, compleja y de alta conversión, la cual traerá muchos beneficios para el país en materia ambiental (al propiciar productos más amigables con el medio ambiente), seguridad de abastecimiento, ahorro en la factura petrolera y generación de empleo durante la etapa de construcción y luego durante su operación, entre otros.

Este proyecto tendrá un costo de $1.391 millones, de los cuales $1.258 millones son las inversiones que debe realizar SORESCO (nombre de la empresa conjunta entre RECOPE y la CNPC International Ltd) en la construcción y $133 millones corresponden al reacondicionamiento de las unidades existentes a cargo de RECOPE.

Ampliación portuaria con visto bueno

El pasado 15 de mayo se giró  la orden de inicio para  el proyecto de la ampliación de la Terminal Portuaria del Atlántico, el cual le fue adjudicado al consorcio ICA-MECO (ICA Ingenieros Civiles Asociados de C.V-Constructora Meco S.A).

La compañía adjudicataria  tendrá a cargo la revisión y adecuación de la ingeniería básica y detallada entregada por RECOPE, el suministro de materiales y equipos, la construcción,  la puesta en marcha y transferencia de tecnología para la operación del nuevo muelle.

Según el cronograma se espera concluir los trabajos a mediados del 2014. “En total son 26 meses de construcción, con un costo de $96 millones”, comentó Villalobos.

El proyecto consiste en la construcción de un muelle tipo duques de alba, por el que se podrán descargar de forma segura los productos que el país requiere tales como crudo, gasolina, diesel y jet A-1.

“La obra portuaria será una extensión del actual muelle petrolero, por lo que se hace necesario dragar al menos 1.9 millones de metros cúbicos de material, ampliar el rompeolas norte en 200 metros y construir cuatro duques de atraque, cuatro de amarre (dos en mar y dos en tierra) y una plataforma de carga”, comentó el presidente de RECOPE.

Con la incorporación de novedosas tecnologías se hará más eficiente la operación portuaria ya que se podrá trabajar las 24 horas.

Además se logrará ampliar la capacidad de los barcos puesto que las nuevas instalaciones tendrán capacidad para recibir naves de 80.000 toneladas de peso muerto.

Para la Presidenta de la República este es un paso más que Costa Rica da hacia el progreso y el desarrollo.

“Continuamos avanzado hacia un país más seguro, más desarrollado y más capacitado para atender tanto las demandas globales como las propias. Tenemos la capacidad y el recurso humano para estar a la misma altura que otros países”, aseguró la Mandataria.