El ICE, la institución motor del progreso

Por la Diputada Xinia Espinoza Espinoza

Discurso pronunciado en Plenario Legislativo el martes 7 de agosto de 2012.

Buenas tardes señoras y señores Diputados, público que nos acompaña en las barras y el que nos sigue por radio y televisión, periodistas de la barra de prensa.

La energía para un país que aspira al desarrollo es fundamental, pues es la piedra angular de la producción para que las industrias produzcan más;  para iluminar nuestras ciudades y pueblos; para llevar internet a todos los rincones del país; para mejorar la calidad de vida de todos los ciudadanos costarricenses.

Gracias a la visión de los próceres de la patria José Figueres Ferrer y Jorge Manuel Dengo, quienes intuyeron que Costa Rica, como un Estado social de Derecho, requería para su crecimiento solidario, de un modelo basado en la igualdad, precios accesibles a los que menos tienen y que lejos de buscar el lucro, atendiera las necesidades de toda la población sin distingo de clase materializaron esta idea en la creación del Instituto Costarricense de Electricidad.

También, gracias al trabajo abnegado de miles de funcionarios del Instituto Costarricense de Electricidad, el país hoy cuenta con una envidiable cobertura nacional de energía eléctrica, servicio telefónico residencial y una completa cobertura de señal celular.

Costa Rica y las comunidades más pobres del país, se han visto favorecidas con las acciones afirmativas del ICE, donde esta poderosa institución nacional, ha favorecido a las comunidades con caminos, aceras, parques, represas, programas de reforestación, puestos de trabajo bien remunerados y ha generado igualdad entre los costarricenses.

Al ICE hay que fortalecerlo, esta institución ha demostrado que sabe cumplir con los retos y desafíos de los países emergentes. Al ICE, ninguna transnacional tiene que venir a enseñarle como se hacen las cosas. El ICE, al igual que la Caja Costarricense del Seguro Social se le debe defender a capa y espada.

En los últimos años, han querido menguar el potencial del ICE, tratando de debilitarlo, pero a pesar de eso, esta institución se muestra fuerte frente a los retos que le avecinan y tiene la capacidad y capital humano necesario para continuar adelante.

También, durante muchos años han sido varios los proyectos de ley que se han presentado para amarrar al ICE, para limitarle su crecimiento y muy pocos han sido las iniciativas presentadas para fortalecer la gestión de una de las empresas más grande y exitosa del mundo.

Esta legisladora sabe muy bien que el ICE, tiene la capacidad no solo de dotar de energía para el progreso de Costa Rica, pues tiene el aforo para ser la suplidora de energía de toda Centroamérica y más.

Por eso, anuncio vehementemente, que no apoyaré ningún proyecto de ley que limite las competencias del ICE, y no voy a permitir que cosas como las transadas en el TLC con Estados Unidos vuelvan a sangrar otra institución insigne del Estado de todos los costarricenses.

Porque la Patria, no se vende, se defiende. Algunos que defienden la tesis de que se debe abrir el mercado de generación de energía eléctrica nacional, arguyen motivaciones como el cambio climático que reduce la posibilidad de utilizar el agua para producir energía, la falta de financiamiento y la incapacidad de la institución.

Cuando escucho estos argumentos me pregunto ¿Cómo hemos crecido tanto durante setenta años?; pues gracias al modelo de desarrollo del ICE. Si abrimos el mercado ¿de dónde van a tomar el agua los privados para generar energía? ¿lo harán de las mismas fuentes que la toma el ICE?.

Pero cuando hablan de ineficiencia institucional, le genera a uno mucho coraje; ya que, una institución que tiene al país con una cobertura de electrificación del 99% y que ha estado presente en todo el proceso de desarrollo de este país, -no puede ser encasillado de “ineficiente”-, Pues, este calificativo es el escudo de aquellos que creen que pueden convencer a alguien en este país de que el ICE no es lo suficientemente competente.

Por esta razón compañeras y compañeros Diputados, todos en este Plenario y en este país, debemos levantar la voz para que el Instituto Costarricense de Electricidad nunca más sea mancillada.