Tecnología, nueva trinchera contra narco en México

La guerra contra el narcotráfico en México tiene una nueva trinchera: la batalla tecnológica. Recientemente se informó que la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) invirtió unos US$400 millones para comprar sistemas de rastreo de internet, espionaje de teléfonos móviles, especialmente Blackberry, así como un software para controlar a distancia computadoras y detectar contraseñas. El gobierno mexicano dice que esta sofisticada tecnología es para combatir a la delincuencia organizada. Pero especialistas advierten que el ejército llega tarde, pues los carteles de narcotráfico la utilizan desde hace varios años para evadir el rastreo de militares mexicanos y de agencias de seguridad de Estados Unidos.

El crimen organizado suele estar un paso adelante, le dice a BBC Mundo Alberto Islas, director en México de la consultora independiente Risk Evaluation. “Los carteles tienen una ventaja muy amplia porque destinan más recursos a comprar tecnología y son más flexibles para adaptarse a los nuevos métodos”, explica. Para esta nueva batalla, las autoridades mexicanas requieren ayuda. El secretario de Gobernación, Alejandro Poiré, pidió recientemente a desarrolladores de tecnología que habiliten una app que ayude a combatir la delincuencia, a través de un sitio de reporte anónimo de crímenes. Hace unos meses, el ejército desmanteló una extensa red de antenas y equipos de comunicación con los que el cartel de Los Zetas mantenía comunicación en tres estados del sureste y el norte del país: Veracruz, Tamaulipas y Coahuila.

La red operaba con una señal encriptada de radio y telefonía móvil. Según las autoridades servía para coordinar el tráfico de droga, secuestro de personas indocumentadas y especialmente para vigilar el movimiento de las tropas que les acechan. El sistema operó al menos durante dos años, y en algunos casos las antenas -con un promedio de 20 metros de altura- se instalaron cerca de cuarteles militares o policíacos. Pero esta red, considerada como de nivel medio en el mercado de telecomunicaciones, es apenas una muestra de la forma como los carteles han incorporado la tecnología a su vida cotidiana, explica Islas. Algunos grupos, como los carteles de Juárez y Sinaloa, por ejemplo, utilizan programas de acceso remoto a computadoras, de recopilación de hábitos de navegación -conocidos como adware- o marcadores para conectar el servicio de internet a través de códigos especiales y no por los nodos del servidor contratado. A estos marcadores se le llama dialers.