CÁPSULAS LEGISLATIVAS: ¿Parálisis a cualquier precio?

Hoy reinicia sus tareas la Asamblea Legislativa, tareas que quedaron pendientes en un limbo, tras la parálisis generada después del informe de la Procuraduría de la Ética respecto al actuar del Vicepresidente y del Ministro de Educación, al recomendar la empresa de una persona allegada a ellos.

A partir de hoy veremos que nos depara la Asamblea, si seguir presionando por la renuncia y destitución, según corresponda y no tramitar más leyes, o bien dejar sentadas las quejas y malestar, dejando que otras instancias aborden ese tema.

La parálisis de la Asamblea, como lo han expresado estos día diferentes políticos, no es el mejor mecanismo de presión, ya que la no aprobación de determinados proyectos – de antemano ya consensuados- trae consecuencias que nos afectan a todos y que causan daños a la economía en momentos que la situación internacional está lejos de ser floreciente.

Al Gobierno le corresponderá tender y reforzar puentes con la oposición, labor que nunca acaba y que a la vuelta de cada esquina política, depara sorpresas ante las cuales la habilidad y el compromiso entre las partes pueden crear ambientes de trabajo y definición de intereses comunes.

La gestión del actual Directorio Legislativo a pesar de las críticas surgidas por la conformación de las Comisiones, en términos generales ha sido menos confrontativa y ágil en la dirección del debate parlamentario.

Ahora habrá que esperar para ver las novedades que nos han preparado en estos dos días, la oposición, el oficialismo y el Gobierno, en cuanto al manejo del escenario político del segundo semestre del año.